martes, 27 de octubre de 2009

Tiempos

La crispación cunde, y logró atraparme. No logro concentrarme en las pocas cosas que me hacen feliz. Estuve obsesionado con escribir un post que iba a tratar sobre ética. Mejor dicho sobre la posición ética individual. Sobre su preeminencia sobre cualquier interés . Individual, sectorial, o general.

Iba a hablar sobre el primer tipo que vilipendió la ética, separandola de la acción política: Maquiavelo.

Iba a hablar de cínicos, de los que tergiversan y engañan. Saben que hacen daño pero no les importa. De los que detentan el poder con obscenidad. De los que se le oponen con mala leche, no importándoles la utilidad de lo objetado.

También de imbéciles. Los que reducen todo a un partido de futbol: De este lado somos todos buenos, de aquel todos malos.

De intolerantes. Aquellos que son capaces de odiar o adorar a un tipo según su voto en el Congreso.

De objetos confundidos. De meras herramientas que son calificadas: “buenas” o “malas”. Como si un martillo de carpintero no pudiera ser un arma en manos de un asesino serial.

De lxs “Doñas Rosas” que critican a CFK por las carteras que usan, a NK por ser bizco, a Lilita Carrió por “gorda mesiánica”, como si no se pudiera escribir un libro sin chicanear con lo barato.

De cómo lei a un comentarista bloggero denostar a un tipo como Claudio Lozano porque “dudaba” sobre su voto. Un gil que no sabe la historia de militancia y renuncia personal de Lozano.

De los que odian a los traidores cuando los traicionan a ellos, pero festejan cuando el traidor los favorece

De todo esto y más.

Después pensé en la necedad. En los irreductibles. En los que piensan en la “utilidad” de la política.

De los adoradores del fin que justifica los medios. De aquellos que están a un pasito de los nazis y genocidas variopintos sin siquiera sospecharlo.

Y me di cuenta que era escribir un post al pedo.

Que la suerte nos acompañe. Aunque más no sea por nuestros hijos

18 comentarios:

Peste dijo...

Vea, yo no tendria que andar mezclando, pero lo que escribe me trae el recuerdo --reciente-- de esto.

Afortunadamente, tras esa especie de claudicacion, esta persona volvio a su estilo, y a otra clase de resignacion. Le deseo eso, al menos: que la siga peleando desde donde vaya a parar.

Mary Poppins dijo...

El poder nos necesita así, inútiles y cuanto más necios e ignorantes seamos aún mejor. Nos incita en muchos casos al fanatismo y a no ser libres pensadores, nos quieren frágiles y devotos perdiendo incluso la voluntad hasta acabar embarrando nuestras neuronas a su antojo. Leiste "Un mundo feliz" de Huxley?

Tambien es cierto que algunos somos mas torpes que otros y ahí entrará en juego el corazon y de aquello de lo que esté hecho. En el mejor de los casos: generosidad, tolerancia, paciencia, honestidad, bondad, porque algunos valores no pasan por la cabeza vienen de otro lado, de lo natural y de lo que hayamos mamado

Tu post no fue al divino boton (no quiero decir malas palabras)

Mary Poppins dijo...

ah y nos queda mas que echarlo a la buena suerte.
Nos queda educar : en lo relativo, en el respeto cuando se mira la opinion diferente, ayudando a nuestros hijos a discernir, a pensar, a elegir, a evitar el cinismo y la cargada, e inculcar la bondad, la sensibilidad y el respeto por la diferencias.

La Fisha dijo...

Mientras leía tu post pensaba "tiene tanta razón, tanta, pero es tan al pedo al mismo tiempo".
No gastes más pólvora en chimangos.

Mary Poppins dijo...

Estimado Paraquenomediga....
ahora es cuando contesta los comentarios paraquelagentevuelva.

que graciosa que soy, no?

elastichica dijo...

Brasil - No sabia que estaba posteando. Sino hubiera vuelto antes. Pensé que se estaba dedicando a comentarista nada más.
Qué bueno que siga escribiendo y en especial sobre la posicion etica individual, si aun queda. Si la hubiera, no me parecería necio.

Estoy con Poppins.

elastichica dijo...

Tambien estoy con Peste que hay que seguir peleando.

elastichica dijo...

perdón, lo último (para no ser menos que Poppins que siempre deja comentarios de a tres)...
gracias por seguir pasando por mi blog.

La condesa sangrienta dijo...

Es cierto, la crispación cunde pero cuanto más se instala y cuantos más discursos altisonantes y descalificantes escucho, opto por callar.
Que no es claudicar.
Porque hablar es posibilitar el argumento (falaz) de la acción destituyente y la diatriba descalificante, es permitir esa perversa manera de rebatir el argumento ajeno, chicaneando, desviando el punto pero evitando la respuesta puntual cuando no se la tiene.
Porque no vale de nada hablar con quien no quiere oir.
Sentarse en silencio, mirar y escuchar es un buen ejercicio para discernir que entre el blanco y el negro, existe una multitud de grises.

Caia dijo...

Brasil, qué bien que escribiste este post "al pedo" que de eso no tiene nada, pero ya lo sabés. No todos entran en las categorías que nombraste, muchos optamos, como dice la Condesa, en guardarnos al silencio, para no gastar pólvora en chimangos como le dije a Mary hace unos días. Y no es "no saber de qué lado se está, y hacia qué lado se quiere ir, si una actúa o se es espectador" como me escribieron por ahí, es simplemente saber cuando hablar, y cuando el interlocutor vale la pena o cuando se está ante un necio que sólo ve lo que quiere y altera la realidad a su conveniencia. Y yo también disfruto de los grises. Le dejo un beso y espero que siga estando, aunque sea huraño.

brasil dijo...

Peste:

Lo leí. Es notable el parecido desde la otra orilla.

Mary: Más allá de como nos necesite el poder, está nuestro compromiso. Hoy si bien el mío está acotado, consiste en actuar. Mis hijos haran lo que hago. No lo que digo

La F: Y si. En cuanto convencer a alguien es al pedo...

Elastichica: Y si posteo... Como en la vida, una vez al mes, con suerte

Conde y Caia: a tal época , tal hecho

Para un militante de los 70, un radical no era el enemigo. Las cosas estaban un poquito más enfocadas en lo importante. En estas epocas el objetivo es pedorro, y la objetivación de l enemigo también

Es algo así como que los juglares nuestros de aquel entonces eran Los Olimareños, Viglietti o Zitarrosa. Los de hoy son Los Copani. No se si me explico

La Fisha dijo...

Me imagino la indignación que te debe agarrar a vos y a cualquiera de tu generacion que pusieron el pecho a las balas, escuchar a los infradotados de ahora con sus arengas tibias en los blogs, sus ridiculos banners,jugando a los revolucionarios y siendo perfectos miserables - o no - en sus vidas privadas.
Y creyendo que se la juegan por Rosa Luxemburgo, no por una vieja zorra, más zorra que ellos.

brasil dijo...

En realidad mas que indignación siento lástima. Ya me voy imaginando la desilusión...

Y no son mis enemigos. Justamente no quiero ponerme en el lugar que ellos ponen las cosas

Mary Poppins dijo...

39

brasil dijo...

hora de ir al médico

mujerdeole dijo...

"Para un militante de los 70, un radical no era el enemigo. Las cosas estaban un poquito más enfocadas en lo importante."
Esto que decís vale para muchas personas que "trabajan" y ponen el cuerpo día a día por un mundo mejor, con ética intachable estén del lado que estén. Esto no cambió tanto, es cuestión de escuchar y de ponerse en el lugar del otro porque lamentablemente muchas de las conquistas por lograr siguen siendo las mismas que entonces y aunque se hayan conseguido algunas, en nuestra sociedad hay que seguir defendiéndolas. Y cómo.

Saludos

elastichica dijo...

hola brasil
como va?

Caia dijo...

18! (dedos cruzados x las dudas)